Bibliotecas a la calle: un colectivo que rueda sin ruedas

Bibliotecas A la Calle, es un colectivo que nace en el corazón de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia como parte del proceso que se viene gestando a nivel nacional entorno a la defensa las bibliotecas, museos, archivos, centros de documentación, entre otros. Este en particular, por la necesidad de defender el derecho a la información, la cultura y la educación de las comunidades en los espacios bibliotecarios. 
Espacio de diálogo ciudadano el 10 de  agosto de 2018 con la Administración Municipal y la Caja de Compensación Familiar Comfenalco Antioquia, 
para conocer las razones de la disminución de horarios en la Casa  de la Lectura Infantil y el Parque Biblioteca Belén. Foto: Bibliotecas a la Calle.
 
Si bien la idea nació de las mentes inquietas que se cultivan en la Escuela Interamericana de Bibliotecología - EIB, también nació para ser morada de todos aquellos a quienes les sale del corazón y la panza, “defender lo obvio”, como decimos nosotros; es por ello que este colectivo social, está compuesto en su mayoría, por usuarios, bibliotecarios, estudiantes y bibliotecólogos de diversos lugares del país, que buscan que las bibliotecas, la información, la cultura y la educación puedan ser consideradas en el contexto de las acciones afirmativas. 
 

¿Por qué un colectivo en pro de las bibliotecas?

El colectivo surge y se consolida tras varios hechos sucedidos en la ciudad de Medellín en relación con la cultura y las bibliotecas en los últimos años, como el cierre de las bibliotecas públicas del Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín en época de vacaciones en el 2016, la disminución de horarios en la Casa de la Lectura Infantil y Parque Biblioteca Belén y los problemas estructurales en algunas de las infraestructuras bibliotecarias de la ciudad, para lo cual se realizaron varias acciones, como: 
 
1. Carta abierta al Alcalde de Medellín, suscrita por 2462 personas, rechazando la disminución de horarios en las bibliotecas públicas.
2. Espacio de diálogo ciudadano el 10 de  agosto de 2018 con la Administración Municipal y la Caja de Compensación Familiar Comfenalco Antioquia,  para conocer las razones de la disminución de horarios en la Casa  de la Lectura Infantil y el Parque Biblioteca Belén.
3. Twitteraton en favor de la normalización de los horarios en la Casa de la Lectura Infantil y Parque Biblioteca Belén con el hashtag #BibliotecasAbiertas.
4. Encuentro el 14 de septiembre de 2018 con agremiaciones, cajas de compensación, bibliotecarios, academia y ciudadanía para consolidar una ruta de trabajo en el campo de la cultura y la educación en pro del fortalecimiento del sector.
 
 
Le puede interesar ver los videos sobre Bibliotecas a la Calle y algunos estudiantes que opinan sobre cómo solucionar el problemahttps://www.youtube.com/watchv=J5b6rVEKxq8 
 
También le puede interesar: ¿Cómo mantener y garantizar un proyecto bibliotecario para el valle de Aburrá: https://www.youtube.com/watch?v=eip8vQXBjtA .
 
 
Encuentro el 14 de septiembre de 2018 con agremiaciones, cajas de compensación, bibliotecarios, academia y ciudadanía para consolidar una ruta de trabajo en el campo de la cultura y la educación en pro del fortalecimientodel sector.  Foto: Bibliotecas a la Calle

 

Bien por las bibliotecas públicas, ¿pero y las demás?

Ahora bien, nuestros intereses como Colectivo, no claudican con ninguna tipología bibliotecaria. El trabajo de Bibliotecas a la Calle como acción colectiva, ha permitido la unión del sector, la sensibilización entorno a los servicios bibliotecarios por parte de los entes gubernamentales, el trabajo en equipo entre profesionales de la información y el gobierno; unión que permitirá la solidificación de una sociedad que cree en la cultura, en la educación y en la información como aporte permanente a su desarrollo social y comunitario, a su vez como una oportunidad para disminuir las brechas de desigualdad social, generar ambientes de paz y una educación de calidad. Es por ello que de manera simultánea, mientras realizamos las mesas de trabajo por las bibliotecas públicas de la Ciudad, le apostamos fuertemente a la expedición de la normatividad que regule la implementación de las bibliotecas escolares del país, puesto que éstas, las bibliotecas escolares, siguen siendo, incluso dentro del gremio bibliotecario, el patito feo de las bibliotecas, que pareciera naufragar en un limbo entre la bibliotecología y las ciencias de la educación. 
 
Hay varios hechos que han movilizado al colectivo a adelantar un trabajo que apunte a consolidar una reglamentación que modifique parcialmente la Ley General de Educación 115 de 1994 en materia de bibliotecas escolares: 
 
1. Ausencia de un diagnóstico nacional de bibliotecas escolares. 
2. Carencia de un Sistema Nacional de Bibliotecas Escolares, después de 24 años de promulgada la Ley General de Educación. 
3. Subutilización de espacios y colecciones semilla entregadas por el Ministerio de Educación Nacional. 
4. Ausencia de seguimiento a los recursos invertidos por el Ministerio de Educación a las bibliotecas escolares del país. 
5. Desconocimiento de la cantidad de plazas de bibliotecarios escolares, tipo de contratación, funciones, escala salarial e inclusión en el concurso docente. 
 
Por lo anterior, seguimos insistiendo y persistiendo en la implementación de un decreto reglamentario que permita mejorar la presencia, calidad, infraestructura, dotación, servicios y capacitación de los bibliotecólogos o docentes bibliotecarios de las bibliotecas escolares del país. Para esto, el 2 de noviembre del presente año, reactivaremos desde Bibliotecas A la Calle,  las Mesas de Trabajo por las bibliotecas escolares del país, a las cuales invitamos a docentes, estudiantes, bibliotecarios, bibliotecólogos agremiaciones bibliotecarias y profesorales, sindicatos profesorales y a toda la ciudadanía en general para que conozcan la propuesta de decreto reglamentario, por el cual se reglamenta parcialmente la ley 115 de 1994 en materia de bibliotecas escolares, pues como comunidad es nuestro derecho conocer dicha propuesta y nuestro deber participar en su construcción. 
 
Imagen de Bibliotecas a la Calle
 

Invitación para este 2 de noviembre a las mesas de trabajo por las bibliotecas escolares 

Es así como el colectivo se encuentra sumando esfuerzos y convocando a la ciudadanía, al gremio de maestros y bibliotecólogos, bibliotecarios y universidades a trabajar conjuntamente en la consolidación de un proyecto bibliotecario escolar para el país.  Gracias a los colegas bibliotecarios y bibliotecólogos, estas primeras mesas se realizarán en diferentes lugares del territorio colombiano: Vaupés, Villavicencio, Quibdó, Medellín, Urabá. Esperamos que para las próximas mesas de trabajo, más personas se unan a esta causa y se animen a coordinar las mesas en sus regiones para fortalecer y consolidar el trabajo urgente por las bibliotecas escolares del país.

 

Las bibliotecas populares no se salen del costal...

Ahora bien, si las bibliotecas públicas y escolares requieren aún que la ciudadanía acompañe su proceso y se vincule con mayor propiedad para que estas puedan realizar al máximo la razón de su existencia, las bibliotecas populares no se salen del costal. Es por esto que Bibliotecas a la Calle se solidariza, acompaña y rechaza el reclamo del inmueble hecho por la oficina de bienes inmuebles del departamento de Antioquia a la Casa de la Cultura Francisco de Paula Santander, cuna y morada de la Biblioteca KdeK. A través de comunicados, cartas abiertas, carteles y presencia en el lugar, le recordamos a la  Gobernación de Antioquia, que su deber es apoyar y procurar el fortalecimiento de estos proyectos que construyen identidad y trabajo comunitario, que incentivan y cultivan territorios de paz y que trabajan en procura de mejorar la calidad de vida los pobladores, sean estos niños, jóvenes, adultos o adultos mayores; no desalojar, los procesos sociales y comunitarios que han dado vida al Barrio Santander de la comuna 6 de Medellín, por más de 14 años.  
 
El bienestar de las comunidades, su derecho a la cultura, al arte, a la sana convivencia y el esparcimiento con sentido, debe primar sobre el derecho a la propiedad privada. La Casa de la Cultura Francisco de Paula Santander fue construida entre 1974 y 1979 con la ayuda de los pobladores y la autogestión de todos los habitantes  y desde entonces trabaja de puertas abiertas, adentro y afuera, construyendo un proyecto de vida con el territorio. Música, escultura, teatro, danza, encuentro, discusión, reunión y proyección de la acción ciudadana. Es este territorio tan golpeado por las diferentes violencias que han atropellado la Ciudad, esta Casa de la Cultura ha sido siempre un lugar de resistencia y re-existencia alegre, de amor eficaz, que a pesar de las vicisitudes, de la escasez de recursos y las ausencias estatales que desamparan la acción comunitaria, ha logrado mantener vivo un proyecto popular en un lugar donde prima la ausencia de espacios para el arte y la cultura, es decir, para el cultivo de una vida digna. 
 
Le puede interesar el video de Bibliotecas a la Calle donde se rechaza el desalojo de una biblioteca comunitaria en el barrio Santander: https://www.youtube.com/watchv=yu_gEN8y6_s&feature=youtu.be
 
Como podrán notarlo, señoras y señores, a pesar de lo embrionario, este Colectivo rueda aunque no tenga ruedas. Nos movemos con ganas, convicción, pocos recursos y poco tiempo, pero si ustedes, bibliotecarios, bibliotecólogos, profesores, estudiantes, HUMANOS, perciben en sus haceres que las cosas aún pueden cambiar, ser mejores y que ustedes necesitan ser parte de ese cambio, los invitamos a que se unan al Colectivo, que si bien podrá parecerse más a un Renault 4, una bicicleta o un triciclo, son bienvenidos todos los que quieran trabajar y trasnochar por eso que nosotros tanto amamos y en lo que creemos con fervor: las bibliotecas como espacios para la construcción de una sociedad consciente de que la cultura, en la educación y la información pueden aportar realmente al desarrollo social y comunitario, a la disminución de las brechas de desigualdad social, a generar ambientes de paz y una verdadera educación de calidad. En últimas, para resignificar la existencia humana, que tantos despertares necesita aún. 
 
Los invitamos a conocer nuestro manifiesto (y otras cositas) a través de nuestro espacio en issuu https://issuu.com/bibliotecasalacalle/docs/manifiesto_pdf 
 

Síganos en redes sociales

 
 

Colectivo Bibliotecas A la Calle

E-mail: bibliotecasalacalle@gmail.com

Facebook:@BibliotecasALaCalle

Twitter: @BiblioALaCalle

Issuu: Bibliotecas A la Calle

Compartir: 

Temas relacionados

Lo último en el diario