“Cuando uno deja de leer llega la tristeza”: la historia de la profe que lleva la biblioteca a clase

Por: 

Andrés Felipe Torres B. - andres.torres@fundacionepm.org.co

En San Vicente Ferrer, municipio del oriente antioqueño, una profesora que creció enamorada de la biblioteca ahora se las ingenia de muchas formas para transmitir ese amor a sus alumnos. Historias de una comunidad para la que la lectura y la cultura son ejes de los años por venir.
 
Llegar al municipio de San Vicente Ferrer en el oriente antioqueño es sentir la frescura en el ambiente, la tranquilidad en las calles y las sonrisas de sus habitantes. En pocas palabras es sentirse libre. 
 
En ese sentimiento de libertad, tras una caminata corta por el parque y la calle principal, una tasa de café nos acompaña hasta la Casa de la Cultura Horacio Montoya Gil.  Se escuchan desde la entrada los instrumentos de viento como una banda sonora de los paisajes de Antioquia y una brisa fría recorre el ambiente.
 
Por una puerta pequeña, al final del corredor de la entrada principal, se filtra una luz y en el marco se ve un letrero que dice: “Biblioteca Pública Municipal Marco Tulio Torres”.  Abrimos la puerta despacio y entramos de ladito para no hacer ruido...  “¡Buenos días!”, se escucha con energía. Es la bibliotecaria, Sandra Milena Herrera, junto a un par de usuarios que esperaban ansiosos nuestra visita y los nuevos libros que recibirían: cerca de 190 títulos entregados por la Red de Bibliotecas de la Fundación EPM, en convenio con el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia. 
 

 

Las ideas de la profe Viviana 
 
En la Sala General una mujer está leyendo un cuento infantil. Aún sin conocernos, nos dice que siempre le ha encantado venir a la biblioteca. Se llama Viviana Marcela Gallo y es profesora en una Institución Educativa rural de San Vicente en los grados preescolar, primero y segundo.  
 
Con una sonrisa llena de amabilidad nos cuenta cuál ha sido su relación con este lugar y cómo ahora transmite a sus alumnos el amor por las historias y los libros.
 
Empezó a venir a la biblioteca a los catorce años: “Mi padre me regaló un libro de cumpleaños en esa época y con él descubrí la importancia de la literatura.  Aprendí que cuando uno deja de leer llega la tristeza. Me fui amañando con las lecturas, empecé con literatura infantil y luego fui encontrando literatura juvenil y me encantó.  Empecé a visitar la biblioteca cada ocho días, era casi una necesidad. Aprendí que la biblioteca nos ayuda a fortalecer el léxico y el conocimiento.
 
Para mí la biblioteca es una parte indispensable de mi trabajo. Ahí encuentro los libros que comparto con mis estudiantes y ellos se sienten felices.  Yo recomiendo por ejemplo una colección llamada ‘Buenas Noches’, que tiene unos libros de gran calidad que son cuentos-álbumes y permiten ver muchas imágenes, lo que atrae más al público infantil y juvenil.
 
Por ejemplo, realizo una actividad diaria con mis estudiantes desde las ocho de la mañana que se llama ‘La Hora del Cuento’.  Una de las cosas que más me ha llamado la atención es que en las mañanas los niños les dicen a sus padres que deben llegar rápido al colegio ya que a las ocho en punto empieza la profe con el cuento y no se lo quieren perder.
 
Yo escojo un cuento o los cuentos-álbum de cualquier colección que me gustaría leer.  Y empezamos a transversalizar la literatura con otras artes: leemos, escuchamos una canción infantil, podemos pintar el tema o hacemos algo artesanal, siempre referido al tema central del cuento. Es una manera más fácil de profundizar en la comprensión de lectura y en otras actividades que son de orden creativo y de socialización.
 
Un día, en la actividad de lectura de cada mañana, propuse leer un cuento que se llama ‘Cuando el elefante camina’. Lo leí y luego propusimos hacer un cómic, yo llevé las viñetas ya listas en papel, que puede ser reciclable para ayudar a proteger el ambiente. Con este material los estudiantes realizaron su historieta cambiándole el principio y el final al cuento: eran las mismas imágenes de la historia pero los estudiantes debían cambiar el diálogo.  Al final fue una experiencia muy bonita y sirvió para replicarla con grados más altos de bachillerato. La actividad brindó herramientas de creatividad, expresión y comprensión de lectura, y los estudiantes participaron de la actividad masivamente.
 
De las actividades de literatura aprendí que cuando uno lee un cuento siempre encuentra relación con su propia vida, siempre comparamos lo que leemos con nuestras ideas, nuestra cultura y nuestros proyectos.  La literatura nos permite el conocimiento y este a su vez nos permite manifestarnos. La lectura es la gran estrategia para (formar) grandes pensadores y seres críticos y eso es lo que enseño a mis estudiantes”.
 
Sandra Arbelaéz, Bibliotecaria y Luis Alfredo López, coordinador de cultura de San Vicente Ferrer
 
Una biblioteca pública para el disfrute de los Sanvicentinos
 
Seguimos nuestro recorrido por la biblioteca, y Sandra Milena, la bibliotecaria, nos cuenta cuáles son los servicios que prestan: 
 
Sala de lectura general y en familia.  
 
Una colección de libros con más de 4.500 títulos (a los que se suman los 190 nuevos que entregó la Red de Bibliotecas).  
 
Préstamo de materiales. 
 
Promoción de lectura con usuarios. 
 
Apoyo en la búsqueda de información en el municipio.
 
Sala de cómputo con acceso a Internet 
 
Eventos de promoción de lectura y escritura en la ruralidad y lo urbano.
 
Y más...
 
Luis Alfredo López, coordinador municipal de cultura, explica que la lectura es un eje estratégico de acción en San Vicente. Por eso, dice, tiene mucho significado que la biblioteca pública quede en las instalaciones de la casa de la cultura, ya que demuestra que para la comunidad la lectura se relaciona con otras expresiones artísticas y culturales. 
 
Nuestra visita a San Vicente queda grabada en la memoria. La amabilidad de su gente, sus calles tranquilas, sus paisajes montañosos, los jóvenes y las familias que llegan a la Casa de la Cultura, una biblioteca viva, nos dejan la certeza de que una vez más los libros, la lectura y el conocimiento tienen que ser ejes del desarrollo social de los pueblos.
 
La Biblioteca Municipal Marco Tulio Torres recibió cerca de 200 títulos nuevos para el disfrute de las familias 
 
Una colección renovada
 
Más de 190 títulos entregó la Red de Bibliotecas de la Fundación EPM a la Biblioteca Pública Municipal de San Vicente Ferrer por medio de un convenio con el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia. Se trata de una colección de literatura y lecturas para personas de todas las edades y algunas obras en braille para personas con discapacidad visual, que mejorará las colecciones existentes, potenciará  la lectura en familia y hará de esta biblioteca un espacio más incluyente y lleno de historias como esta.
 
Otras bibliotecas públicas en Antioquia, Valle de Aburrá y Medellín también fueron beneficiadas desde el 2015 por este convenio en el cual alrededor de 4.363 nuevos títulos pasan a ser parte de las colecciones existentes.
 
Compartir: 

Lo último en el diario