Del libro a la película y de la película al libro

Por: 
Los libros son grandes guiones que se transforman algunas veces en obras del séptimo arte. Muchas de esas películas son fieles representaciones del libro, algunas solo se basan en apartados y otras definitivamente distan mucho de lo escrito. Pero ¿qué será realmente una fiel representación del libro si cada lector tiene una diferente en su mente?
 
En un recorrido hecho por los pabellones de Coreferias en la Filbo 2018 captamos algunas portadas de libros, diseñadas con elementos sacados de las películas, una práctica que nos recuerda que siempre hay tres versiones de la historia, la que nos presenta el escritor, la que nosotros nos imaginamos y la que nos presentan los cineastas.
 

¿Qué nos imaginamos?

Cuando estamos leyendo tenemos la oportunidad de transportarnos, de recrear lugares ajenos a nuestros recuerdos y viajar a sitios nunca antes visitados, de construir fisonomías que nunca hemos visto y de percibir olores y sabores inexplorados. Es toda una experiencia mental y sensorial saborear la lectura e imaginarse lo que no conocemos hasta el momento. Hay dos visiones cuando leemos, la nuestra y la del escritor. ¿Distará mucho mi idea del libro de la que tuvo el autor? Seguramente sí, son diversas las maneras de ver el mundo y de describirlo, es por esto que podríamos decir que cada libro tiene una película diferente en la mente de quien lo lee, pero solo una de esas personas se decide a producirla y es la que finalmente veremos proyectada en una sala de cine, la misma que seguramente distará enormemente de nuestra propia producción mental.
 

¿Qué prefieres: el libro, la película o tu propia versión de la historia?

Estas fueron las carátulas de libros que encontramos en nuestro recorrido, algunas muy famosas por sus películas.  ¿Cuáles recuerdan o han encontrado ustedes?

 

Si quieres consultar algunos de estos títulos, entra ahora a:

http://bit.ly/LibrosDigRdB

 
 
Compartir: 

Temas relacionados

Lo último en el diario