El amor y sus secretos se revelaron en la Parada Juvenil de la Lectura

 
Besos tímidos o valientes, manos que se buscaban para entrelazarse, abrazos en la sombra o a pleno sol. En la Parada Juvenil de la Lectura el amor estuvo de ronda y tuvo su propia carpa, entre corazones y letras.
 

Un lugar donde se dan cita los enamorados, los que quieren enamorarse y hasta los despechados. Un lugar donde los talleres, las lecturas y las actividades giran en torno a un único tema: el amor. Esa es la Carpa de los Enamorados, un espacio para la promoción de lectura creado por la Fundación Taller de Letras Jordi Sierra i Fabra y que, por tradición, se ha convertido en una pieza infaltable en los Eventos del Libro de Medellín.
 
Para esta Sexta versión de la Parada Juvenil de la Lectura, la Carpa de los Enamorados, ambientada de forma romántica, con corazones y color rojo por todas partes, tuvo lleno total con talleres y actividades que buscaban despertar los sentidos y abrir la mente para repensar el amor y el desamor desde la lectura de diferentes textos. 
 
Los participantes, que al comienzo se mostraban muy tímidos, terminaron contándole a los demás experiencias tan únicas como su primer beso o su peor despecho. Mientras hablaban de temas como las etapas del amor, podían degustar diferentes sabores que podrían asemejarse a las sensaciones producidas por cada una. Así probaron sabores como el dulce de las cerezas, lo picante de la canela y lo ácido o amargo del limón. 
 
En medio de la música de los escenarios, de las voces de los asistentes al evento, del sonido del cine al aire libre y el agite natural de una Parada Juvenil de la Lectura, se veía a las parejas y personas asistentes salir de la Carpa de los Enamorados con una sonrisa en la cara, la prueba fehaciente de que este espacio logró cumplir su objetivo: hacer una reflexión desde la literatura de todas las sensaciones, los sentimientos y las ideas que nos produce lo que muchos llaman ‘el motor del mundo’: el amor.
 
 
 
La decoración de la Carpa de los Enamorados, una idea de la Fundación Taller de Letras, hace alusión a distintas maneras de vivir el amor.
Compartir: