El profesor que incendió la biblioteca de Sarajevo: la historia del Día Internacional de la Biblioteca

Por: 

Equipo Editorial - Red de Bibliotecas

Desde el 24 de octubre de 1997 se celebra el Día Internacional de la Biblioteca, con el objetivo de conmemorar la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, incendiada en 1992 durante el conflicto de los Balcanes. ¿Qué tiene que ver Shakespeare en todo esto? Esta es la historia.
 
En 1992, el músico bosnioherzegovino Vedran Smailović tocó su violonchelo entre los escombros de la biblioteca de Sarajevo, como un acto de resistencia pacífica y un llamado de atención para el mundo, que ponía sus ojos en la tragedia que vivía esta ciudad.
 
El edificio que ocupaba la Biblioteca Nacional -antigua sede del gobierno local- se había terminado de construir en 1894, con una arquitectura que incorporaba elementos de tradición árabe y oriental. La ciudad se había integrado al Imperio Austro-Húngaro y el dominio del imperio otomano (turco) había quedado atrás. 
 
En la primera mitad de los años noventa, durante la Guerra de Bosnia, edificios como este, que demostraban “estilos orientalizantes”, se convirtieron en el blanco de nacionalistas radicales, quienes los consideraban como “impurezas” inaceptables, dentro de su afán de regresar a la ‘Gran Serbia’ del pasado.
 
Así relata el ataque el periodista español Enric Juliana, quien cubrió tramos de la guerra para la prensa de su país y tuvo la triste experiencia de visitar la biblioteca en ruinas:
 
 
El incendio de 1992 destruyó centenares de miles de libros y numerosos incunables. Varios miles de volúmenes pudieron ser salvados en los primeros momentos del incendio, cuando los empleados de la biblioteca, arriesgando sus vidas, comenzaron a arrojar libros y documentos por las ventanas”
 
El lector de Shakespeare que la quiso ver arder
 
El hombre señalado de ordenar el ataque contra la biblioteca, había sido, irónicamente, un usuario habitual de este espacio: el profesor Nikola Koljevic, quien se destacaba entre sus colegas por la pasión que le imprimía a sus cursos de ‘Poesía y Crítica’ y a sus talleres de Ensayo en la Universidad de Sarajevo.
 
 
El profesor Koljevic era una persona increíblemente culta, que citaba de memoria tramos enteros de Shakespeare (y en inglés, cosa que nos impresionaba vivamente)”, recuerda uno de sus discípulos, Aleksandar Hemon, quien escribió una dolorosa semblanza de quien fuera su profesor favorito.
 
Cuando se produjo la disolución de la antigua Yugoslavia en 1991, con la independencia de Croacia y Eslovenia, “el profesor Koljevic se convirtió en el número dos de la formación ultranacionalista serbia que dirigía Radovan Karadzic, un psiquiatra de Sarajevo (nacido en Montenegro) que también amaba los versos y acabó ordenando masacres”. 
 
El profesor Koljevic, en su condición de intelectual del nacionalista 'Partido Democrático Serbio', fue uno de los principales alentadores del cerco que se estableció sobre Sarajevo durante casi cuatro años para forzarla a rendirse:
 
 
Amaba la literatura, pero amaba aún más la idealización de la Gran Serbia. Proyectada en la pantalla del fanatismo, la Gran Serbia era incompatible con la ‘impureza’ de Sarajevo, donde los bosnios musulmanes y los croatas católicos eran mayoría.” 
 
Según el relato de Juliana, “desde las colinas controladas por las milicias serbias, la noche del 24 al 25 de agosto de 1992 se dio orden de disparar proyectiles de fósforo sobre la Biblioteca de Sarajevo”.
 
Con el ataque, afirma RTVE, desaparecieron "más de dos millones de volúmenes, incluidos más de 700 manuscritos e incunables, una colección única de libros y publicaciones históricas bosnias, y más de 155.000 rarezas bibliográficas".
 
 
 
¿Cuáles son los resortes que pueden conducir a un profesor de universidad, a un exquisito lector de Shakespeare, a ordenar el incendio de la biblioteca en la que ha pasado horas estudiando y consultando libros? He ahí uno de los misterios de la guerra y de la naturaleza humana. Si no puede ser mía, la destruyo“: Enric Juliana.
 
Al terminar la guerra, que dejó cerca de 100 mil muertos, Koljevic se dedicó al alcohol. Se suicidó en 1997, en Belgrado, la capital de Serbia.
 
De nuevo en pie
 
Foto: C K Leung: Flickr (Con licencia de Creative Commons)
 
Por fortuna, la Biblioteca está de nuevo en pie: se reconstruyó y fue reinaugurada en 2014, gracias a los aportes de la Unión Europea y el gobierno de Qatar. 
 
Para evitar que esta dolorosa historia fuera olvidada, la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil propuso celebrar el Día Internacional de la Biblioteca.
 
La propuesta recibió el apoyo del Ministerio de Cultura de ese país, y desde 1997 se conmemora la fecha, con creciente entusiasmo por parte de las bibliotecas del país ibérico, con la intención de resaltar "la importancia de la biblioteca como lugar de encuentro de los lectores de todas las edades con la cultura, y como un instrumento de mejora de la formación y la convivencia humana".
 
Otras fechas importantes
 
En muchos países latinoamericanos se celebra el Día del Bibliotecario o de las Bibliotecas el 23 de abril, día que aglutina diversas conmemoraciones en torno a la lengua y la diversidad cultural, como el 'Día del Idioma' o el 'Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor'.
 
Sin embargo, algunos países, como Argentina, Cuba o Chile, celebran el Día del Bibliotecario en fechas propias, para conmemorar eventos especiales o celebrar la memoria de personajes importantes en la historia de sus bibliotecas.
 
Del mismo modo, otros países europeos celebran su Día de la Biblioteca en fechas particulares.
Compartir: