En la Biblioteca Pública de Maceo el conocimiento está a un clic

Por: 

Andrés Felipe Torres B. | andres.torres@fundacionepm.org.co

En Maceo, un municipio ubicado en la subregión del Magdalena Medio antioqueño, la biblioteca pública sirve como espacio de encuentro e intercambio de conocimientos.

Casa de la Cultura Antonio Maceo y Biblioteca Pública Héctor Gómez Gallego. Foto: Red de Bibliotecas Fundación EPM

 

Allí, en la Biblioteca Pública Municipal Héctor Gómez Gallego, estuvimos en el curso de alfabetización digital e informacional del Proyecto BiblioTICando, una iniciativa de la Red de Bibliotecas de la Fundación EPM en alianza con la Universidad Pontificia Bolivariana para potenciar el uso y las habilidades de las comunidades frente a la tecnología, la información y la forma como nos comunicamos.
 
 
El movimiento de la biblioteca es constante.  Los usuarios llegan a diario a solicitar información o materiales de consultaEstudiantes, padres de familia, adultos mayores y niños se pasan por la biblioteca buscando tareas, un buen título para leer, encontrarse con un amigo o resolver dudas. En resumidas cuentas una biblioteca viva.
 
BiblioTICando en Maceo - Antioquia 2018. Foto: Red de Bibliotecas - Fundación EPM 
 
Los maceítas tienen una Casa de la Cultura que se llama Antonio Maceo, nombre del proser cubano que también le da nombre al municipio. Para llegar a la Casa de la Cultura de Maceo uno puede caminar desde el parque principal del municipio y bajar por la calle Ricaurte, ahí encuentra el recinto, que alberga la Biblioteca Pública Héctor Gómez Gallego, un espacio de encuentro para la cultura, para la búsqueda de información y para conectarse con las tecnologías de la información. Entre sus sevicios se cuentan: la orientacion y consulta en sala, préstamo externo, acceso a internet, promocion de lectura y escritura, alfabetización informacional, servicios de información local, afiliación de usuarios y servicios de extensión bibliotecaria.
 
La biblioteca pública es un espacio en el que se promueve el hábito de la lectura, la cultura y el arte como expresiones vivas de la comunidad. Pero además, en este centro de conocimientos reposa un vitral que reza: 'Maceo pujante' y al mirar por el ventanal los pliegues de montañas y el calor me recuerdan épocas de ferrocarril y añoranza de cacao fresco y dulce. 
 
Vitral en la Casa de la Cultura Antonio Maceo 2018. Foto: Red de Bibliotecas - Fundación EPM 
 

Poesía en la biblioteca

Mientras se realizaba el curso de alfabetización digital e informacional, conocí a Rubiela, la poeta. Una señora maceíta que me contó que escribía y que quería mejorar su ortografía y su sintaxis para poder seguir escribiendo poesía, también me contó que era artesana y que cuando se terminará la clase de BiblioTICando me iba a regalar unos zapotes que ya estaban maduros. Rubiela estuvo hablando de varias cosas y me recitó un par de poemas. Al final de la mañana Rubiela me regaló los zapotes y en una bolsita transparente me entregó su libro 'Empezar a vivir - Mis poemas'.  Publico aquí algunos de sus poemas como muestra de nuestra experiencia en la biblioteca, la relación con los usuarios, la amabilidad de los bibliotecarios y la cultura de este pueblo caluroso.
 

Mi renacer

Quiero renacer a la vida, 
quiero empezar a vivir, 
contarle al mundo mis secretos
y con ellos de la mano sonreír.
 
Hacer alarde de mis ilusiones
convertir mis versos en canciones, 
poemas y oraciones; 
contagiar mi vida de ilusiones; 
vivir soñando siempre ser feliz
cantar, reír, soñar y morir.
 

Naturaleza

Oh naturaleza sabia; 
al mirarte pienso que te siento mía, 
tu natural vida, espléndida y bella, 
alivian mi alma de tanta amargura, 
que hermosa te 'ves' exótica y pura, 
me inspiras ternura, 
ante ti me inclino ferviente y devota, 
espero escuches atenta mis súplicas, 
siempre te querré, por tu origen vivo,
tu eres de mi alma la más consentida, 
al respirar el aire puro y fresco de tus bósques 
y sentir la caricia tierna de tu sutil viento
se llena mi alma de gozo y contento.
 

Sueños fantásticos

Soy soñadora, más no ilusa 
porque mis sueños son y serán 
los de una musa; 
mis sueños son fantásticas quimeras, 
son ilusiones que iluminan mi camino, 
de esperanza, de luz y de armonía.
 
Con ellos me transporto 
a lo infinito, a lo lejano, a lo escondido 
puedo volar, huir, forjarme un muendo nuevo, 
un mundo de fantásticas quimeras.
 
Mis desvaríos, son mis sueños, 
mi ideología, mis poemas, 
son flechazos de poetas, de filósofos, 
de locas ilusiones pasajeras. 
 
Pasajeras y locas son las ilusiones mías, 
no las dejaré ir, las llevó dentro
nadie puede quitármelas, son mías.
 

Sobre María Rubiela Ochoa Osorio

Nació en Maceo - Antioquia y vive en este municipio del Magadalena Medio antioqueño. Publicó su libro 'Empezar a vivir - Mis poemas' en 2004 donde se destacan varios poemas publicados en esta nota y el himno a la Asociación de Mujeres de Maceítas.  
 
Rubiela cuenta en su libro:
 
El escribir, para mi, es una terapia que además de desarrollar mi intelecto me sirve para desahogarme y transmitir mis emociones (...) En mis versos hay reflexiones muy profundas, mensajes plegarias y súplicas (...) Mi primer poema lo escribí en 1995".
Todos los derechos reservados.  
 
 
Compartir: 

Lo último en el diario