En palabras de Coetzee. Pistas para leer a un premio Nobel de literatura

Por: 

Equipo editorial Red de Bibliotecas | reddebibliotecas@fundacionepm.org.co

Hace poco estuvimos tras los pasos de  J.M. Coetzee en Colombia, premio Nobel de literatura 2003. A su paso por la Feria Internacional del Libro de Bogotá - FILBO 2017, pudimos ver su presentación en la Biblioteca Pública Virgilio Barco, donde le comentó al público asistente sobre algunas obras de literatura importantes para su vida y la relación con su obra.
J.M. Coetzee en la FILBO 2017 - archivo Red de Bibliotecas - Fundación EPM 
 
Era sábado, el auditorio de la biblioteca pública Virgilio Barco estaba a reventar. Logramos tomar puestos en las primeras filas para conocer a J.M. Coetzee, el premio Nobel de literatura 2003, que con motivo de la Feria Internacional del Libro en Bogotá tendría una serie de presentaciones en varios espacios de la ciudad.
 
Esa tarde, el Nobel comentó que una de las justificaciones para seguir el camino de la literatura era el valor que los jóvenes tenían para leer novelas en el tiempo de clases. Y con esa idea empezó su gran discurso, la entrevista que moderaba su editora.  El Nobel pausado y sin tartamudeos habló de Dostoyevski y la importancia de su exploración en la psicología humana y de Henry James y el lenguaje modernista de su literatura.
 
Algunos aspectos de su infancia y de su vida adulta se escaparon en la conversación: “Terminé mi bachillerato pensando que me volvería matemático y empecé a estudiar en la universidad. Fui al extranjero y trabajé en una empresa que fabrica computadoras. Pero me di cuenta de varias cosas, primero, yo no era tan inteligente como la gente que me rodeaba en cuanto a la matemática y segundo, estaba empezando, lentamente, a pensar como una máquina y no como un ser humano. Así que escribí a varias universidades en Estados Unidos si aceptarían a alguien cuya educación era matemática para hacer un estudio en literatura y afortunadamente la Universidad de Texas me respondió.  Pasé tres años haciendo un doctorado en lengua y literatura, entre el 65 y 68, en plena guerra de Vietnam. Una época difícil”.
 
En la universidad, comenta Coetzee que, por casualidad encontró los textos de Samuel Beckett y de ahí en adelante ha estudiado su obra a profundidad: “Beckett ha cumplido un rol doble en mi vida tanto como escritor, estilista y pensador.  Yo me encontré con Beckett a mis 20 años, cuando leí una novela llamada ‘Watt’ (1945, publicada en 1953) y me pareció la novela más chistosa que había leído en mi vida.  Quise saber más de él e investigué sobre eso. Intento saber su secreto de estilo cómico de prosa, esa es una de las formas más importantes para mí.  La otra forma es que me parece que él hace una crítica rigurosa contra el pensamiento científico, específicamente la línea de pensamiento científico que fue creada por René Descartes en el siglo XVII.  Es un modelo en el que todo se duda hasta que se pueda comprobar que es así, y lo que hace Beckett en muchos de sus libros es someter al fuego de la comedia estos procesos de dudar de todo acerca de la vida. El de no aceptar nada a no ser de que se compruebe que es cierto. Yo creo que los científicos gustan verse como personas de pensamiento riguroso. Pero en la mayoría de los casos no han investigado la base real de su manera de pensar.  Yo recomiendo Dostoyevski a los sicoterapeutas y recomiendo Beckett a los científicos”
 
“He estado interesado en los grupos humanos desde que tengo siete u ocho años.  Siempre he estado interesado en entender qué es lo que hace que la gente odie, que odien sin ningún motivo en particular, que odien gente de otro grupo, solo que decidan odiarlos”
J.M. Coetzee en la FILBO 2017 - archivo Red de Bibliotecas - Fundación EPM 
 
 
J.M. Coetzee es el autor de tres novelas autobiográficas que se encuentran en nuestra ‘Sala de Lectura’ en la plataforma de Overdrive: Infancia, Juventud y Verano, y que en su mayor parte se desarrollan en Sudáfrica. Esto comentó el autor sobre sus tres libros: “Bueno, la gran pregunta acerca de las autobiografías es qué tan verdaderas son. Yo creo que la tarea de ser verdadero en la autobiografía es demasiado para los seres humanos por lo tanto yo me siento muy libre en mi obras pseudo autobiográficas para poder inventar historias y yo justifico esa actitud porque uno no puede recordar la totalidad del pasado, hay baches en la memoria por todos lados y básicamente en la memoria de la juventud.  Además los niños siempre están siendo alimentados con historias de ellos mismos por la gente que los rodea. Las identidades se crean y naturalmente el niño las adopta y las actúa. No se recuerda todo y por otro lado se recuerdan cosas alimentadas por otras personas, la tarea de recuperar la totalidad del pasado es más de lo que puede hacer un ser humano y por ello yo lleno esos baches con ficciones propias”.
 
Clic en cada imagen para ir al título
 

Su interés por los números y las matemáticas también está presente en sus obras.  Para esto, cita a Isaac Newton y dice que él pasó mucho tiempo leyendo a Newton en latín. “Él era científico pero también filósofo. Se ocupaba mucho de cómo las descripciones matemáticas se aplican a la realidad humana. Tengo un ensayo de Newton donde exploro cuando Newton intenta alejarse de algunas palabras con componente etimológico.  Veo que la gente lucha con la cuestión de las matemáticas y fracasan en el intento, hay una disyuntiva entre el matemático y el ser humano. Eso me interesa”.
 
Despues de dos horas, el premio Nobel, mira su reloj y comenta que ya son más de las 4:10 p.m., el público ríe y Coetzee continúa. Admite su interés por las grandes transformaciones contemporáneas, la globalización, la desarmonización y el comportamiento humano hacia el odio. Esa tarde sabatina y hablando ante un auditorio de casi cuatrocientas personas,  dice sobre los casos de colonización, violencia y tortura en los procesos históricos de Australia, América y Sudáfrica: “Cortar los lazos con el pasado es una posibilidad lógica pero no sé si sea una posibilidad psicológica. Puede que haya un precio que toque pagar para ello”.
 
En nuestra sala de lectura podrá encontrar más títulos de este gran autor.  Haz clic en la imagen y descubre todos los libros digitales diponibles
 
 
 
Compartir: 

Temas relacionados

  0comentarios