Segundo finalista IX Concurso de cuento Espantos en las Bibliotecas 2016 - Categoría Infantil

Por: 

Equipo Editorial Red de Bibliotecas

Los libros cobran vida
 
José Miguel Vásquez Cabrera
 
Hace mucho tiempo, en un 31 de octubre, José, un millonario científico, inventó una poción que hacía que las cosas cobraran vida.
 
-Al fin – dijo José, recordando alegre como el mes pasado había estado en el bosque cogiendo el último ingrediente para la poción, el pelo de oso plateado. -Tantos años de investigación no han sido en vano- pensó José.
 
Para probar su poción, José cogió unos libros de terror de su biblioteca y los llevó al laboratorio, donde les echó unas gotas de la poción y esperó a que funcionara. Pasaron unos 5 minutos hasta que algo sucedió: el libro titulado “El misterioso pie grande” empezó a moverse, luego, algunas de sus hojas se arrugaron hasta que parecían colmillos y de la letra O y de la A salieron un par de ojos. Eso mismo les pasó a los otros libros. José estaba maravillado con lo que sucedió, hasta que algo lo sacó de su asombro: los libros empezaron a comerse todo lo que había cerca sin dejar rastro de que había existido algo allí, ¡eran monstruos!
 
Detente, cuidado con eso, no no, la lámpara no – decía José pero los libros no se detuvieron hasta que terminaron de comerse todo, pero ellos no estaban satisfechos y fueron hasta la habitación más cercana: la biblioteca.
 
-Fallas en el agua de la ciudad debido a problemas con la alcantarilla, no habrá agua hasta mañana- decía la voz del periodista que estaba hablando por la tele del guardia de la biblioteca de la mansión de José, que estaba descansando en una silla tranquilamente, hasta que un ruido lo sacó de su tranquilidad -¡aaah!- dijo al ver que los libros se comían su silla y salió corriendo hacia donde estaba José y él le contó lo que había pasado y que la única forma de hacer que los libros vuelvan a la normalidad era usando agua. El guardia y José fueron hasta el tanque de agua para llenar sus botellas, pero en el tanque no había agua.
 
-¿Qué ha pasado?- preguntó José y el guardia de la biblioteca recordó el noticiero que estaba viendo -El agua no volverá hasta mañana- respondió él –pero mañana esos libros ya se habrán comido toda la casa- dijo José.
 
Y se quedaron un tiempo pensando que iban a hacer, hasta que sonó un ruido y unos libros salieron volando y uno de ellos cayó frente a los pies de José, el libro se titulaba “Los cazafantasmas” y eso le dio a José una idea.
 
-Ya sé lo que debemos hacer- dijo mientras recogía algunos libros de superhéroes- como los libros que usé para la prueba de mi poción eran de terror, se volvieron malvados, pero si son de superhéroes serán buenos- y tenía razón, pues cuando cobraron vida gracias a la poción de José, los libros de superhéroes empezaron a atacar a los libros de terror. Comenzó una batalla donde los libros intentaban cerrarse unos a otros o arrancarse las páginas o incluso quemarse en la chimenea.
 
Después de un largo rato, los libros de terror estaban apilados y mareados por los golpes de los libros de los superhéroes, y así se quedaron hasta el día siguiente, en el que les echaron agua y se volvieron normales.
 
Esta aventura parece sacada de un libro de terror- dijo José mientras mojaba el último libro.
 
 
Compartir: 

Lo último en el diario

  0comentarios
  0comentarios