Cuando uno es dos o más

Por: 

Equipo Editorial Red de Bibliotecas | comunicaciones@reddebibliotecas.org.co

“Cada día que pasaba… me fui acercando más a aquella verdad…: que el hombre no es realmente uno, sino dos.”

 
El Extraño caso del DR. Jekyll y MR. Hyde del escocés Robert Luis Balfour Stevensons es un libro que no quiero adjetivar. Primero porque empecé a leerlo cuatro veces y a penas hoy estoy concluyéndolo. No porque no haya sido lo suficientemente bueno para dejarme metida en sus renglones, sino por otros acontecimientos que aquí les cuento.
 
Un día encontré el libro sobre la cama de mi tía y al leer el título largo sentí curiosidad. Siempre he sentido atracción por los títulos largos así como los nombres de dos o tres partes.
 
Me quedé de pie leyéndolo y sentí cierta aberración y empatía con el personaje que tumba a una niña y le pasa por encima. No pude evitar parar de leer para recrear la escena una y otra vez en mi mente. Me atreví a inventar el rostro del hombre y no pude seguir leyendo porque llegó mi tía y como ya tengo varios antecedentes de quitarle los libros empezados, decidí curiosear en el resto de sus libros.
 
La segunda vez ocurrió una mañana en que amanecí sintiéndome otra persona. Tanto que decidí llamarme con mi segundo nombre: “esa es la ventaja de quienes tenemos dos nombres: un día podemos ser uno y otro día ser el otro”, pensé.
 
Busqué en Internet: “doble personalidad” y lo que encontré fue sobre bipolaridad y otras cosas que no relacioné con mi sentimiento de ese día. Recordé la reseña del libro que meses atrás había medio leído donde mi tía y busqué la versión digital del libro que leí hasta que me atemoricé “tal vez no es el momento para saber que tengo un lado muy malo –como el de Mr. Hyde-“, pensé.
 
El tercer encuentro con el libro fue en la tierra natal de su autor: Edimburgo. Hacíamos un recorrido turístico y mi corazón murió un poquito al ver a lo lejos un monumento. “Esa no es La Torre Oscura de El Señor de los Anillos”, dijo el guía sonriendo y acostumbrado a los turistas que preguntan por lo que parece ser Barad-dûr –la fortaleza de Sauron en Mordor. “Es el monumento más grande, jamás levantado a un escritor: R.L. Stevenson autor de… y conocido por mantener una doble vida: en el día de culto intelectual y en la noche…” Eran mis primeros meses en Reino Unido y de lo que leí del libro en inglés, ahora sé que no entendí ni la mitad.
 
Lo que puedo decir ahora, después de mi cuarto encuentro con el libro es que no pudo llegar en mejor momento. Me llamo Paula y a veces Andrea… pero luego vino Alicia Macabra, después Sofía, Josefina y últimamente me conocen como Brisa… sólo cuando conocí a todas esas mujeres interiores, supe que no tenía por que temer a los peores aspectos de MR. Hyde. Después de todo sigue siendo sólo un hombre.
 
El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde es una novela psicológica que hay que leer bajo las siguientes circunstancias: cuando uno está tan perdido en su propio mundo que necesita darse cuenta que tiene las posibilidades de dejar de ser quién es para empezar a ser el otro que quiere ser, y cuando uno se siente lo suficientemente loco-peligroso que ya no sabe quién es… o cuando simplemente se desea disfrutar del placer de leer una novela fantástica alegórica del bien y el mal.
Anónimo (no verificado)
Compartir: 

Lo último en el diario