De amor y de sombra

Por: 

Equipo Editorial Red de Bibliotecas | comunicaciones@reddebibliotecas.org.co


Foto: http://isabelallende.com

La novela inicia con la dictadura chilena y cuenta la historia de tres familias diferentes: la adinerada que vive de las apariencias, los exiliados que acaban de llegar de España y la familia pobre. Por coincidencia, estas familias terminan siendo responsables del destino de unos y otros.

En el relato se evidencia cómo la opresión del gobierno afecta de distintas maneras a la gente de acuerdo a su estrato socioeconómico. El pueblo sin educación tiende a mitificar lo que lo rodea y da por hecho que, cuando algo malo ocurre, es mejor bajar la cabeza y callar. Sin embargo, los ricos, que han vivido tiempos mejores, se empeñan en mantener el maravilloso mundo de papel en el que se malgasta, sin medida, el dinero.
 
El amor es el principal componente de la historia y trata del romanticismo que surge bajo las difíciles circunstancias que viven juntos Irene Beltrán y Francisco Leal, en su trabajo como reporteros. La gran parte del amor se trata del cariño a la familia y de lo difícil que les resulta sobrellevar y superar las pérdidas y separaciones. El patriotismo, el desarraigo y el hecho de descubrir que las ideas, en la tierra que los vio nacer, no los permiten seguir viviendo.
 
Contada en tercera persona, el narrador omnisciente por momentos se vuelve objetivo en la selección de los acontecimientos narrados. Toma partida y acompaña los hechos de manera comprometida con esa realidad social de injusticia que vive el pueblo y se quiere denunciar.
 
A pesar de la dictadura y del realismo de la historia, los protagonistas buscan desentrañar la verdad y la justicia en un país donde la prensa es la más oprimida.
 
Sin duda, De amor y de sombra de la escritora y periodista chileno-americana Isabel Allende, es la bonita historia donde Irene y Francisco conservan la esperanza. Un penetrante testimonio de dramáticas situaciones que se ven en América Latina y paulatinamente una oda al amor y a la esperanza
Anónimo (no verificado)
Compartir: 

Lo último en el diario