Los tesoros de Pep Durán

Por: 

Equipo Editorial

“Cada día hay que nacer para vivir historias nuevas en los libros y en las palabras, al final, en la última historia de la vida nos encontraremos a nosotros mismos”.

Pep Durán es un catalán que llegó a Cartagena con una maleta muy especial, en ella carga libros, objetos sonoros y peluches, así es, peluches, y es que este narrador oral y librero, oficio que práctica hace más de 40 años tiene una forma muy particular de contar cuentos, él usa los objetos y peluches para darle vida a los cuentos que lee a niños y adultos.

 
Este cuentacuentos le dio vida a varias narraciones que le hizo a un grupo de 30 niños del barrio San Francisco de la ciudad de Cartagena, entre cuento y cuento los niños asombrados miraban y escuchaban la forma divertida y poética que Pep Durán usaba para transmitirles sensaciones de un mundo maravilloso por descubrir a través de las letras.
 
Inteligencia, emoción e instinto deben mezclarse en el hombre para conseguir un equilibrio perfecto y eso es lo que busca Pep Durán cuando cuenta cuentos,  porque la tarea de este librero, un apasionado por su trabajo, va mucho más allá de contar cuentos, él aprovecha cada oportunidad que tiene para hablar de los tesoros, misterios y descubrimientos que encuentra en cada libro.
 
El mundo visto por PeP Durán
¿Hay competencia entre el libro (cuento) digital y el libro impreso?
“No existe competición alguna, cada formato tiene lo suyo, la diferencia radica en que el libro impreso me permite transmitir energía y jugar con lo físico, las emociones y conexiones que puedo establecer con un público u otro. El libro o cuento impreso me permite jugar con el pensamiento, razón y corazón.
 
¿Para qué leer?
“los libros son descubriemientos maravillosos, si no los abres no pasa nada, no hay tesoros por encontrar”.
 
¿Qué estrategias le recomendaría a padres, educadores, bibliotecarios y promotores de lectura para que los niños lean?
“Lo más importante de no tener pretensión alguna con la lectura, mostrarse desnudo, sin valoraciones ni prejuicios. Los niños se deben sentir inquietos por la lectura si los adultos tienen la capacidad de ofrecer un mundo mágico a través de la lectura, un mundo en el que todos se descubrirán y redescubrirán con cada historia en la que se embarcan”.
 
Finalmente Pep Durán le dijo a la Red de Bibliotecas que lo más importante es que al leer las personas jamás se sentirán solas, porque las palabras de los libros siempre los abraza”.

 

Compartir: 

Lo último en el diario