Vivencias literarias

Por: 

Equipo Editorial


Mario Bellatin, Santiago Gamboa y Gustavo Rodríguez hablaron con el también escritor Rodolfo Mendoza sobre la literatura actual y sobre lo que los une como escritores latinoamericanos.

 
Sobre sus trayectorias literarias…
Mario Bellatin (México) es fundador de la Escuela Dinámica de Escritores de México y autor de la obra Disecado, Santiago Gamboa (Colombia) ha recibido reconocimientos por su última novela Necrópolis; Gustavo Rodríguez (Perú) es cofundador del proyecto Recreo y fue finalista del Premio Herralde con la obra La risa de tu madre.
 
Rodolfo Mendoza comenzó este conversatorio hablando con los escritores y preguntando por la existencia de una nueva legión de escritores latinoamericanos que se dejaron seducir sin lugar a dudas por los grandes escritores del Boom, también les preguntó cuál era ese factor que los unía como escritores.
 
Santiago Gamboa manifestó que no es precisamente el hecho geográfico lo que los unía como escritores, esta unión incluso va más allá de las tradiciones literarias y supera posiciones y cambios políticos, y aunque estos escritores algunos ensayistas, otros cronistas tienen estilos e historias propias convergen en un punto muy significativo y es que para sus lectores las historias que crean y transforman se convierten en voz y vehículo social de la comunidad.
 
Por su parte Mario Bellatin respondió a esa pregunta explicando que antes los escritores no podían escribir sobre lo que querían, hoy en día los escritores latinoamericanos no sienten esa represión del pasado y esa necesidad de hacerse un nombre propio, hoy escriben sobre lo que sienten, lo que conocen y lo imaginario, son libres y hacen un arte el ejercicio de escribir y de comunicarse de manera directa y personal con sus lectores, y que sin importar los formatos y el medio en que se escribe, los escritores latinoamericanos siempre tendrán espacio para todas sus manifestaciones.
 
Gustavo Rodríguez aseguró que los escritores latinoamericanos no se deben encasillar, que lo que los une son las situaciones comunes que viven todos los seres humanos y más en países que sufren realidades tan crueles y similares. Y que lo literario debe estar más allá de lo político (otro factor en común), pero debe reflejar lo que allí pasa sin ser necesariamente visto como protesta, es solo arte, solo literatura.
 
Finalmente la conclusión a la que llegaron los escritores latinoamericanos fue la de exaltar a la literatura es como un bien inmaterial que nadie nunca podrá arrancar y que tiene la grandeza de permanecer de manera perdurable en la mente y en la imaginación de quien la lee. 
Compartir: 

Lo último en el diario